Fundamentos del tejido de punto

Historia del tejido de punto

El tejido de punto es uno de los métodos más tempranos concebidos para convertir hilo en tela o incluso prendas. El verdadero origen del tejido de punto no es conocido, pero existe evidencia desde antes del 1000 AC. Agujas burdas de gancho se utilizaron por vez primera para tejer a mano, y no fue sino hasta el siglo XV que tejer se convirtió en una actividad popular. A través de los siglos, el tejido de punto se ha convertido en una tecnología automatizada de precisión. Los tejidos de hoy varían desde galgas súper finas, telas ligeras transparentes y hasta productos de galgas gruesas como suéteres y otras telas de uso exterior.

 


 

Por qué los tejidos de punto son únicos

Comparado con las construcciones del tejido plano que son rígidas y estables, el tejido de punto se adapta más fácil al cambio de forma. Las mallas entrelazadas del tejido de punto permiten la flexibilidad mientras se estiran para ajustarse a la forma. Esta movilidad ayuda al tejido de punto a mantener una apariencia más lisa que las telas de tejido plano, y hace a la ropa de punto más apropiada para deportes y otras actividades.

 


 

Por trama y por urdimbre

«Tejido de punto» se define como el entrelazamiento de hilos en mallas que forman una tela. Los dos métodos básicos son por trama y por urdimbre. En el tejido por trama, las mallas se forman en dirección horizontal por agujas adyacentes que tejen en secuencia. El hilo es alimentado a las agujas a partir de paquetes individuales. En el tejido de urdimbre, las mallas se forman predominantemente en dirección vertical a través de agujas que tejen simultáneamente. Los hilos son alimentados a las agujas desde uno o más plegadores o julios.