Preparación de acabado

Descrude

La preparación de fibras de algodón, hilos y telas para llevar a cabo los procesos de teñido y acabado es crítica, ya que muchos problemas que aparecen más tarde pueden ser debidos a una preparación inadecuada. Cualquiera que sea el substrato — una fibra, hilo, tela o una penda entera- el primer paso de la preparación es el descrude para remover las impurezas no deseadas. El descrude también mejora la absorbencia y asegura que el algodón se limpie uniformente.

 


 

Blanqueo

Otro importante proceso de preparación es el blanqueo, empleado para producir una base blanca uniforme para poder lograr los colores más claros y brillantes. Hay un gran número de químicos disponibles para producir la blancura lograda en el blanqueo, pero en la mayoría de los casos se usa peróxido de hidrógeno. El peróxido de hidrógeno ofrece ventajas adicionales a las de una buena blancura, pues también es económico y de uso menos complicado.

 


 

Mercerizado

Un tercer proceso usado comúnmente con fibras de algodón es el mercerizado, el cual cambia la estructura física de la fibra de algodón y por lo mismo, su aspecto y propiedades físicas. Durante el mercerizado, el sustrato es expuesto a una solución concentrada de sosa caústica, hecho generalmente bajo tensión. El mercerizado cambia la sección transversal de la fibra de algodón y su morfología.

 


 

Pasos Finales

El paso final en la preparación de cualquier sustrato es el enjuague y neutralización de cualquier químico que haya sido utilizado. Para asegurar que la fibra está limpia, debe removerse la materia solubilizada creada durante el descrude. El pH final del sustrato debe ser neutro, sin ningún residuo de sales alcalinas.